Tras años de ausencia, el Club de Yates de San Petersburgo reedita su antigua regata de veleros hasta La Habana, una de los más populares eventos deportivos antes de que Fidel Castro tomara el poder por las armas en 1959, en Cuba.

En horas de la mañana de este miércoles, más de 500 personas a bordo de 80 embarcaciones partieron del puerto en el suroeste de Florida con destino a la capital cubana, en una travesía de 284 millas náuticas y dos días de duración hasta el Castillo del Morro, una fortaleza dieciochesca a la entrada de la bahía de La Habana.

Otras regatas han unido Florida con La Habana en los últimos tiempos, como la Copa de La Habana desde San Petersburgo a La Habana con más de 200 barcos, en los albores de este siglo, y la regata Miami-La Habana, organizada en conjunto por Coral Reef Yacht Club y la Sothern Ocean Racing Conference, de Estados Unidos y la marina Hemingway, de Cuba, el año pasado.

La regata a vela tradicional que hoy se reedita se celebró ininterrumpidamente entre 1930 y 1959.