Los shows de talentos, desaparecidos por años de las pantallas de la televisión cubana, han vuelto luego de que en 2015 saliera la primera edición de Sonando en Cuba producido por RTV Comercial para buscar la “nueva voz” de la música popular cubana.


Desde entonces han surgido otros shows, algunos de mejor factura que otros, como Bailando en Cuba de gran aceptación, La Colmena TV para buscar al pequeño artista de Cuba y de menor rating Somos Familia donde las familias concursantes competían en aburridos retos de participación para ganar el gran premio.

Este 2018 la Isla cierra con un nuevo show que ocupará las noches de domingos llamado La Banda Gigante y que salió el pasado 16 de diciembre justo a las 8:30 de la noche ¿Quieres saber qué tiene de diferente este show cubano a los anteriores, y como el programa pretende captar la atención de los televidentes, ahora te lo contamos:

La Banda Gigante llamada así para homenajear a la gran orquesta del Benny, evalúa el talento de 57 instrumentistas de entre 18 y 35 años y de los cuales saldrá una selección de artistas que acompañarán a la productora cubana RTV Comercial en todos sus proyectos (dramatizados, películas, telenovelas, shows, policiacos).

Los concursantes son intérpretes de piano, bajo, guitarra, flauta, violín, trompeta, saxofón, trombón, percusión cubana y drums,  y son evaluados por    la Directora de Orquesta y productora musical Daiana García, el Premio Nacional de la Música, José Luis Cortés, (El tosco), y el cantante, instrumentista, arreglista y productor musical, Alain Pérez. 


Como proyecto, La Banda Gigante es una propuesta que no tenía precedente en la televisión cubana, pero como primera edición al fin hay cosas que han quedado a la altura de un show y otras no tanto.

Méritos de La Banda Gigante

Ciertamente este show le da espacio a otros talentos artísticos que no son solo los de canto o baile como ya estamos acostumbrados a ver en la tv cubana. Como espectáculo, la Banda Gigante cumple con las reglas de estética, en un teatro Astral escenográficamente relucido y diferente a los proyectos de Sonando en Cuba, Bailando en Cuba y la Colmena TV también realizados en esta locación.

Algo muy positivo del show es la idea de sacar a los concursantes de posiciones rígidas o sentadas para ponerlos a interpretar, mientras bailan y montan su espectáculo. Sin dudas todo un reto para cualquier instrumentista.

Aunque un tanto criticada en su primer programa la sección Playlist se presenta como una novedad en la que los televidentes se acercan a la vida de destacadas personalidades de Cuba ya sea, músicos, deportistas, celebridades, investigadores y donde además se puede conocer la música que prefieren en su playlist personal.

La conducción a cargo de los actores Yuliet Cruz y Carlos Enrique Almirante, garantiza frescura y buen ritmo, mientras que la elocuencia de Telmarys atrae en la sección La Puerta, donde se entrevista a músicos cubanos de renombre en la Isla.

Algunos puntos que señalar

La Banda Gigante además de ser un espectáculo es una competencia, pero como tal tiene cierto parecido con otros shows de talento como Sonando y Bailando en Cuba. Secciones de entrevistas a personalidades, momentos para recordar la historia y clases magistrales se repiten al igual que en los programas anteriores.

Un punto que deben mejorar para futuras ediciones es la idea de no evaluar al mismo tiempo a tres concursantes, algo que no queda muy claro, sobre todo para el público que no tiene conocimientos técnicos para diferenciar cuál instrumentista lo hizo mejor.


¿Conectará el público cubano con el show La Banda Gigante? Faltan 9 programas más para saber si logran atrapar a los televidentes de la Isla.