El minorista de moda sueco Hennes & Mauritz, más conocido por los compradores como H&M, dijo que está aumentando las rebajas este trimestre después de acumular un récord de prendas sin vender por valor de más de $ 4 mil millones.


Las ganancias operativas cayeron un 62 por ciento al nivel más bajo en más de una década, ya que las ventas de liquidación no redujeron las cantidades de camisetas y pantalones vaqueros que los clientes habían dejado de lado. La acción cayó al nivel más bajo desde 2005.

El previsible pronóstico bajista de H&M para comienzos de 2018 se vio agravado por un clima europeo inusualmente cálido en enero, seguido de la ola de frío de febrero, que azotó la industria minorista de la moda. Eso obligó a la compañía a recortar los precios aún más. El gerente general, Karl-Johan Persson, dijo el martes que la compañía cometió errores al reducir su surtido el año pasado, aunque espera que las ventas mejoren en la segunda mitad.

Persson dijo que H&M planea reducir las rebajas en la segunda mitad, cuando las ventas deberían mejorar y un dólar más débil reducirá los costos de las prendas.

El minorista tiene como objetivo reducir el inventario a 12 por ciento de las ventas en 2019. Las existencias en el comercio aumentaron a casi el 18 por ciento de las ventas en el primer trimestre. H&M dijo que la mayoría de eso son prendas de primavera, aunque una pequeña porción es anterior a los 12 meses.