La estudiante de la Universidad de Miami, Katarina Zarutskie, se relajaba en las aguas color turquesa de Bahamas en Staniel Cay mientras se bañaba con tiburones aparentemente dóciles.

«Parecía seguro, y había visto todas estas fotos, así que pensé que todo estaba bien», dijo Zarutskie.

Su novio, Tom Bates, estaba tomando fotos. No consideraron que los tiburones nodriza fueran una amenaza hasta que uno de ellos la mordió y tiró de ella llevándola bajo el agua.

«Lo siguiente que supe es que estaba bajo el agua y la adrenalina simplemente se activa», dijo.


La modelo de 19 años creció surfeando en el sur de California, por lo que mantuvo la calma.

Tan pronto como Zarutskie se liberó del tiburón de 5 pies, levantó su brazo sangrante y pasó sobre los otros tiburones y salió del agua. Ella dijo que los doctores le dijeron que aún tiene trozos de dientes de tiburón en el brazo.

A pesar de una cicatriz que podría obstaculizar su carrera de modelo, la estudiante de enfermería dijo que se siente afortunada. Estaba rodeada de tiburones, pero solo uno me atacó. Zarutskie dijo que más tarde se enteró de que el riesgo de infección significaba que podría haber perdido el brazo o la vida.

«Realmente necesitas respetarlos en su hogar, y si vas a nadar con ellos, creo que si tienes la oportunidad, debes tener en cuenta los riesgos; y quizás no ponerte a flotar boca arriba», dijo Zarutskie con una risa.