caso-sobrinos-maduro


Dos de los informantes vinculados al caso por narcotráfico de Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores, sobrinos del actual presidente venezolano Nicolás Maduro, fueron asesinados después del arresto de estos sospechosos.

“Han matado a dos”, dijo una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato. “Al de Honduras, [CW-1] lo mandaron a matar desde Venezuela”. El otro ya se encontraba en el país sudamericano y era un colaborador que participó en la periferia de la operación encubierta que condujo al arresto de los sobrinos.

Gran parte de la evidencia contra los jóvenes fue recaudada en reuniones previas con informantes de al DEA, que incluían a CW-1, un narcotraficante que operaba en Honduras, según reportes del Herald.

“A finales de octubre del 2015, Campo les dijo a dos fuentes durante una reunión grabada: Estamos en guerra con Estados Unidos. Y durante reuniones grabadas en Venezuela, Honduras y Haití, los acusados discutieron transportar múltiples cargas de cocaína en aviones privados, con el entendimiento inequívoco de que los narcóticos terminarían en este país, en conexión con transacción que ellos esperaban generarían millones de dólares en recaudos”, indica otro de los documentos de la corte.