Tabaqueros cubanos se quejan de las malas condiciones de trabajo y de que no ganan lo que merecen por su labor.