Después de que su fusión fracasara, Sprint y T-Mobile ahora tendrán que enfocarse en expandir sus redes y aumentar la rentabilidad por sí mismos, lo que afectará los precios de sus planes, y su hasta ahora estrategia de venta de «operadores asequibles».

Sprint, que informó una mayor rotación de clientes que las otras tres operadoras, debido a que sus promos expiraron en masa, ya dijo la semana pasada que de ahora en adelante perseguirá solo a clientes valiosos, en lugar de dedicarse a un vertiginoso mercado de acciones con descuentos que terminan yéndose después.

T-Mobile, que ya elevó sus precios, hace que sus dos grandes rivales sean más competitivos de lo que solían ser. T-Mobile espera menos ganancias de pospago para los clientes este año, ya el aumento de los precios debe frenar el crecimiento.

T-Mobile y Sprint tendrán precios más parecidos a los de AT&T y Verizon, tradicionalmente con mejor servicio.