Una mujer se encuentra en condición estable en el hospital mientras las autoridades dan caza a un joven tiburón blanco que la atacó en la costa norte de Nueva Gales del Sur en Australia.

La mujer de 35 años fue trasladada de urgencia al Hospital Base de Port Macquarie con lesiones graves en la pierna después de que la mutilaran en la playa Shelley de la ciudad alrededor de las 9:30 a.m.


Su esposo vino al rescate, saltando sobre el tiburón y golpeándolo repetidamente hasta que la soltó.

Mark Rapley le dijo al Sunday Telegraph que hizo lo que cualquiera hubiera hecho.

“El tiburón estaba pegado a su pierna. Simplemente salté al agua ”, le dijo al periódico.

El testigo Jed Toohey dijo que Rapley arriesgó su vida para salvar a su compañera. «Si no hubiera puesto en peligro su propia vida, [el tiburón] habría sido lo suficientemente fuerte como para llevarla a lo profundo».


«Fue un tremendo acto de valentía», dijo otro surfista.

Posteriormente, la mujer fue trasladada en avión al Hospital John Hunter de Newcastle, donde fue sometida a una cirugía. La policía dijo que fue mordida en la pantorrilla derecha y en la parte posterior del muslo.

Ella se está recuperando y en condición estable el domingo.

«Tu cuerpo reacciona al decir suelta, suelta; así que comienzas a golpearlo, comienzas a pensar increíblemente dónde golpearlo y entonces es como que atacaré el ojo o lo que sea. Simplemente empiezas a pensar de manera diferente, supongo», contó el esposo.

Las playas de Port Macquarie permanecen cerradas mientras las autoridades trabajan para rastrear al tiburón joven, que se cree mide entre dos y tres metros de largo.

Ha habido cinco ataques fatales de tiburones en aguas australianas en 2020.