Una familia de Hollywood estuvo por varios días batallando para sacar de casa a un intruso no deseado: una iguana en el inodoro del baño.

Le sucedió a Kurt Hilberth el pasado 24 de julio cuando notó al entrar al baño a lavarse los dientes algo extraño dentro de la taza chapoteando.


“Era tan grande que no estaba completamente sumergida en el agua. Y tiene esa cola que se mueve de un lado a otro «, dijo Kurt a CBS Miami.

Vestido con ropa protectora y guantes y con el aliento de su familia, Hilberth fue a agarrarla, pero siguió nadando hacia abajo, eludiendo la captura.

Tres días después, casi lo consigue.

“Pude agarrarlo por las patas traseras y parte de la cola. Yo estaba alando, ella estaba tirando, la cola iba de un lado a otro, el agua volaba por todas partes, era un caos total en el baño ”, recordó.


La iguana tenía otros planes y nadó hacia las entrañas del inodoro mientras que Kurt se quedó con parte de su cola en la mano.

Fue entonces cuando Kurt llamó a los expertos diciendo que es espeluznante pensar en lo que podría haber sucedido si alguien no lo hubiera notado en medio de la noche y se hubiera sentado.

«Tu trasero desnudo está sobre el inodoro y hay algo allí», dijo. «¡Algo con dientes! Algo que puede morderte allí es realmente una especie de pensamiento escalofriante. Estás en un punto muy vulnerable «, añadió.

Afortunadamente el trampero si pudo sacar a la iguana colocando un palo en el inodoro por el cual el reptil subió.

El experto Ron Magill, de Zoo Miami, dijo al citado medio que las iguanas son portadoras de bacterias.

“Todas las iguanas son portadoras de una variedad de bacterias. Las cosas por las que son más famosos son la salmonela y el botulismo, pero hay otras infecciones bacterianas que puedes contraer ”, explicó Magill.