Foto de archivo

Miembros de la red clandestina Snet en la capital habanera se organizaron pacíficamente esta semana para pedir al Ministerio de Comunicaciones (MINCOM) que reevaluase las resoluciones 98 y 99 para no unir su plataforma con la de los Joven Club de Computación (JCC) estatales; sin embargo, fue como chocar con una pared.


Al día de hoy la batalla parece estar perdida. A raíz de las manifestaciones el MINCOM encontró la excusa para negar al grupo la revisión de la resolución.

Según el MINCOM, los miembros de Snet “presionan para que se retiren las resoluciones y, en busca de ese fin, se alían con la contrarrevolución”, compartió el sitio digital Cubanet.

Desde que se manifestasen el pasado 10 de agosto frente la sede del ministerio, los jóvenes han sido asediados y amenazados por la policía con arrestos para que no continúen sus esfuerzos. Tal así que una segunda organización programada para el 17 de agosto no se materializó.

La resolución a la cual se opone Snet los obliga a entregar sus equipos a los JCC o de otra forma quedarían todos decomisados. De acuerdo a Cubanet desde este jueves se comenzaron a correr pruebas de Snet en la plataforma de los JCC.


Según un comunicado publicado en su página web, los que estaban presionando de manera pacífica por un cambio en las resoluciones son “elementos que aprovechan estas redes para lucrar mediante la realización de actividades ilícitas tales como venta del paquete y el internet… no lo motiva la red familiar, sino el temor a perder sus lucrativos negocios”.

En el comunicado, el MINCOM dijo que “ignorar la propuesta de los JCC es una insensatez” y añadió que “no deben olvidar los que hoy atacan al MINCOM y al Estado que los equipamientos que adquirieron para crear Snet entraron al país violando las regulaciones aduanales que prohibían su importación”.

De esta forma la batalla parece perdida para los integrantes de Snet mientras todo parece indicar que la red pasará a manos de los JCC. Todos los servicios y servidores quedarán en manos de esa institución estatal.