Evo Morales, presidente de Bolivia, continúa en La Habana tras el plan que prevía que se sometería el viernes a una operación para extirparse un tumor benigno de la laringe, aunque aún no se ha confirmado si se realizó la cirugía, asegura EFE.

Morales, que lleva en Cuba desde el jueves, está ingresado en el militar Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq) y solo se ha sabido que los preparativos de la intervención marchaban con normalidad.

«La operación para extirpar un pequeño tumor benigno de la laringe tiene una duración estimada de entre 10 y 15 minutos y estaba prevista para el 7 u 8 de abril, pero finalmente se adelantó por recomendación médica tras curarse Morales de una enfermedad viral que padecía, según adelantó él mismo antes de viajar a Cuba», reporta EFE.

René Martínez, ministro boliviano de la Presidencia, viajó a la isla caribeña junto a Morales y aseguró que la cirugía estaba teniendo un “avance positivo”.