Después de tres años, cinco agentes y múltiples recortes de precios, la leyenda de la NBA Shaquille O’Neal finalmente logró una venta de su antiguo complejo de Florida.


Se selló un trato por la enorme propiedad, conocida como Shaq-apulco, al precio de $ 11 millones. Eso fue un 33% menos que el precio de lista más reciente de $ 16.5 millones en abril.

En 2018, la mansión de Shaq en Windermere, FL, apareció en el mercado por la friolera de $ 28 millones. Meses después, el precio se redujo a 22 millones de dólares.

El retiro frente al mar regresó al mercado en 2020 con una nueva estrategia de marketing y un nuevo precio, 19,5 millones de dólares, antes de volver a caer a principios de este año.

En última instancia, la propiedad se vendió con un 60 por ciento de descuento sobre el alto precio inicial original.

La enorme mansión, que el atleta compró en 1993 por $ 3,95 millones, fue personalizada hasta la médula. Eso resultó ser un obstáculo para los compradores.