Un hombre de Alaska ha sido condenado a cadena perpetua por el tiroteo en el aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida en enero de 2017 que dejó cinco personas muertas y seis heridas.

La sentencia se realizó el viernes por la mañana para Esteban Santiago, de 28 años, quien se declaró culpable de 11 cargos en mayo en un acuerdo con el fiscal en el que los fiscales acordaron no buscar la pena de muerte. Santiago, de Anchorage, Alaska, admitió haber abierto fuego con una pistola en el área de equipaje de la Terminal 2 en el Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale-Hollywood.

Un juez sentenció a Santiago a cinco penas de cadena perpetua consecutivas más 120 años.

Veterano de la guerra de Irak, Santiago es diagnosticado como esquizofrénico, pero se le encontró competente para entender los procedimientos legales.


Inicialmente, Santiago le dijo al FBI después del tiroteo que estaba bajo el control mental del gobierno, luego cambió a las afirmaciones infundadas de que actuó en apoyo del grupo extremista Estado Islámico.

«Aunque nada puede curar las heridas infligidas por los atroces actos de violencia del acusado, esperamos que la cadena perpetua impuesta hoy proporcione al menos cierto sentido de justicia para las víctimas y sus seres queridos», dijo el Fiscal Federal Benjamin G. Greenberg.