Captura de pantalla The Weather Channel

Un terremoto de magnitud 7.1 golpeó el sur de California y causó incendios en edificios, carreteras rotas y varias lesiones, dijeron las autoridades y los residentes.

El último temblor, que siguió a un terremoto de magnitud 6.4 el 4 de julio, se sintió en la noche del día 5. Las estimaciones iniciales de magnitud del Servicio Geológico de los Estados Unidos oscilaron entre 6.9 y 7.1, lo que lo convirtió en el temblor más poderoso de California durante 20 años.


El temblor se registró a las 8.19 pm hora local del viernes, con el epicentro 202 km (125 millas) al norte de Los Ángeles, cerca de la ciudad de Ridgecrest, desierto de Mojave, que también fue el centro del terremoto del jueves.

Ridgecrest, donde los residentes aún se estaban recuperando del terremoto del jueves, nuevamente se llevó la peor parte del daño, informó el diario The Guardian.

Megan Person, directora de comunicaciones del departamento de bomberos del condado de Kern, dijo que hubo informes de múltiples lesiones y múltiples incendios y que el condado abrió un refugio de emergencia.

Bomberos del condado de San Bernardino reportaron edificios agrietados y una lesión menor. Por su parte en en el centro de Los Ángeles, a 150 millas de distancia, las oficinas en los rascacielos se sacudieron durante al menos 30 segundos.


La Dra. Lucy Jones, una sismóloga del laboratorio de sismología del Instituto de Tecnología de California, tuiteó que el terremoto era parte de la secuencia que produjo el terremoto anterior.

«Esta es la misma secuencia. ¿Sabes que decimos que tenemos una posibilidad entre 20 de que un terremoto sea seguido por algo más grande? Esto es ese 1 en 20 veces».

De acuerdo a expertos, otros temblores pueden seguir golpeando el área en lo que sigue de semana.