José Luis Gutiérrez, jefe de la Secretaría del Migrante de Michoacán, ofreció ayuda a los cubanos varados actualmente en Nuevo Laredo para que se instalen en ese estado ubicado en la costa Oeste de México.


Según el censo realizado por las iglesias en Nuevo Laredo, unas 800 personas de origen cubano se hallaban albergadas en 14 iglesias cristianas tres meses después de haber arribado a esta localidad con la esperanza de poder ingresar a Estados Unidos.

Actualmente permanecen en la ciudad unos 500 cubanos, y más de la mitad se ha insertado en la cotidianidad ciudadana porque cuentan con permiso del Instituto Nacional de Migración para poder trabajar.