Captura de pantalla

Este miércoles se presentó en corte el hombre que enfrentara armado a un grupo de adolescentes afroamericanos el día de Martin Luther King del año pasado, durante una manifestación del grupo en el puente de Brickell en el centro de la ciudad.


Mark Allen Bartlett viajaba en el asiento del pasajero de su esposa, quien entonces era su prometida, cuando ella entró en un altercado con los adolescentes porque no la dejaban pasar.

Su esposa se bajó del auto y le exigió a los adolescentes que dejaran pasar a los carros cuando estos se manifestaban. Tras intercambiar insultos Bartlett, de 51 años, salió del auto armado en defensa de su esposa, explicó luego a las autoridades.

El grupo de adolescentes protestaban en el medio de la calle por la desigualdad de la vivienda en su vecindario. El acalorado intercambio entre la pareja y los jóvenes que no estaban armados quedó grabado en cámara y fue compartido en las redes inmediatamente. También fue acusado de portar un arma sin el permiso correspondiente.

A Bartlett se le presentaron cargos por delitos de odio, que este miércoles su abogado pidió al juez desestimar.


De acuerdo a 7News, el abogado de Bartlett dijo el miércoles «que su caso no debería ir a juicio porque el llamado crimen de odio fue captado por la cámara, y aunque Bartlett estuvo de acuerdo en que el intercambio fue acalorado, no fue un crimen de odio. Estaba respondiendo a lo que él pensaba que era una amenaza para su prometida».

Sin embargo; el citado medio informa, que la decisión del juez fue en negación a la petición con lo cual el caso irá a juicio.