Por lo menos cinco personas fueron asesinadas el fin de semana de Año Nuevo en el destino turístico de Acapulco, México, incluidos tres hombres que fueron decapitados.

El sábado fueron halladas tres cabezas cercenadas sobre el techo de un auto estacionado en una calle de un barrio residencial. Los cuerpos estaban en el interior del vehículo.

Los asesinatos fueron confirmados por un funcionario judicial que no estaba autorizado a tratar el tema públicamente y habló bajo condición de anonimato.

Horas después, un policía fue asesinado por desconocidos que le dispararon mientras prestaba servicio en el sitio de un accidente de tránsito cerca de la playa.

El domingo temprano, un taxista fue baleado en su vehículo sobre una calle que conduce a las afueras de la ciudad.


Por lo menos 35 personas han sido asesinadas en la zona turística de Acapulco este año, algo que rara vez ocurría en el pasado. La violencia entre bandas de narcotraficantes ha plagado la ciudad y el estado de Guerrero, al cual pertenece.