El periódico local Guerrillero confirmó casos de Zika en la provincia más occidental de Cuba, sin embargo no precisó cifras exactas. Los casos, informó, son aislados y dispersos en la provincia, con lo cual no se temen brotes ni propagación, dijeron las autoridades sanitarias.


El Ministerio de Salud Publica señaló que «tampoco existe transmisión de ningún arbovirus y los casos de sospechosos de dengue han sido controlados inmediatamente y se han tratado los importados de otros territorios del país».

Mientras que no se temen brotes locales, las autoridades de igual forma piden a los residentes que ante síntomas virales busquen criterio médico cuanto antes.

Son muchos los focos transmisores en la provincia. Solo los municipios de Sandino Mantua, y Viñales han logrado quedar fuera de las estadísticas positivas. Al día de hoy el número de focos es mayor a los que existían el año pasado hasta esta misma fecha.

En el último control de vectores se han constatado 14 centros estatales con presencia positiva del Aedes,» lo que indica ausencia del funcionamiento de sus brigadas internas y el descontrol de sus administraciones», criticó el medio oficial.


Ya a principios de agosto las autoridades de Salud Pública cubana habían advertido de la existencia de focos de dengue y zika en varias provincias del país y pidieron a los ciudadanos «reforzar las medidas de prevención» ante las lluvias veraniegas.