Más que a figuras establecidas, parece que los scouts estadounidenses están prestando atención a las jóvenes promesas del béisbol cubano.


Ese es el caso de los juveniles Jaime Pérez (16) y Osvaldo Hernández (18) declarados recientemente agentes libres y en la mira ahora de organizaciones de las Grandes Ligas.

El jardinero villareño Pérez acaba de realizar varias demostraciones en República Dominicana para agentes de las Ligas mayores (MLB), uno en particular para los Florida Marlins, y ha causado una excelente impresión de acuerdo con un reporte del Nuevo Herald.

En tanto, Hernández, oriundo de Artemisa, es un lanzador que también ha destacado en torneos infantiles y juveniles, y está cosechando elogios de scouts y gerentes generales.

Pérez y Hernández forman parte de una ola de peloteros juveniles que no han querido jugar en la Serie Nacional de Béisbol, máximo torneo de la pelota cubana, para poder acelerar su paso a MLB.


Ambos tendrían que firmar antes del 2 de julio, fecha en la que se haría efectivo el techo duro de cinco millones de dólares impuesto por Grandes Ligas.