Una mujer de la provincia de Santiago de Cuba no sabe a quien más dirigirse dentro del gobierno para pedir ayuda ante el peligro de derrumbe de su vivienda.


Olga Yaité Sauqué Medina, madre de 4, lleva tres años pidiendo para que le reparen su vivienda y solo recibe evasivas. Jose Ferrer, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) la entrevistó y subió todos los detalles de su caso en un video a su cuenta de youtube.

Medina conversó con Ferrer sobre como se arrodillo y pidió clemencia al primer secretario del Partido Comunista en Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto. «Se quedó paralizado y no me dijo una palabra», dijo Medina.

En su lugar, Expósito Canto envió a su secretaria a que hablara con ella y ésta prometió que enviaría a una comisión que nunca apareció.»Esperé visita y nadie fue a mi casa», cuenta la madre santiaguera en declaraciones a Ferrer.

Un pedazo de placa cayó sobre la pierna de su pequeña de 6 meses. Ella ha ido a la sede del partido con los documentos médicos de la niña, pero nadie ha hecho nada. Su otra niña de 7 años, cuenta su madre que desde el accidente está traumatizada, «nada más que habla de muertos y de accidentes. No se concentra en la escuela», dijo.


En lugar de ayudar, la vicepresidenta del Gobierno en Santiago de Cuba le dijo el pasado 4 de febrero a Medina «que resolviera como pudiera porque para ella los papeles de un arquitecto no tienen validez porque la que manda es ella».

La insensibilidad de los líderes locales muestra no tener medida, ya que el mismo presidente del gobierno local, a quien ella identifica como Raulito, le dijo que no tiene una varita mágica para resolver su problema y que no debió haber parido tanto.

Medina tiene un certificado de un arquitecto que inspeccionó la vivienda que dice que la misma está en peligro de derrumbe.

En el dictamen, el arquitecto apuntó también que la vivienda tiene una situación estructural «muy crítica» y pone en peligro «otras edificaciones» y vidas humanas, ya que encima de Medina hay dos viviendas.