El salto de 2,43 metros de Javier Sotomayor podría ser borrado del libro de récords mundiales.

La Asociación Europea de Atletismo ha decidido esta semana borrar todos los récords mundiales fijados en el atletismo previo a 2005, empezar de cero y no considerar ninguna marca que no pueda ser verificada.

La entidad europea indicó que ahora trasladará las recomendaciones a la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) para que sean ratificadas en julio, previo al campeonato mundial en Londres. El presidente de la IAAF Sebastian Coe señaló que se trata de «un paso en la dirección correcta», según reporta AP.

Bajo los nuevos parámetros, un récord mundial solo sería reconocido si la actuación cumple con tres criterios: se alcanzó en una competición incluida en la lista de justas internacionales que han sido avaladas; el atleta se sometió a una serie de controles antidopaje en los meses previos a la prueba; y la muestra del control tomada tras el récord fue almacenada y quedó disponible para nuevos análisis durante diez años.


La IAAF solo empezó a almacenar y repetir los análisis de muestras de sangre y orina en 2005, así que muchos récords establecidos con anterioridad a esa fecha no cumplirían con los criterios.

Esos récords que no cumplan con los criterios se mantendrán en la lista de todos los tiempos, pero dejarán de ser reconocidos como récords.

De acuerdo con los propulsores de esta inciativa, se trata de comenzar una «era nueva, limpia y creíble» en un deporte manchado por numerosos escándalos de dopaje.

(Con información de Diario de Cuba)