Un asalto que tuvo lugar el pasado sábado en una tienda T-Mobile en Hialeah quedó grabado en cámara.


El incidente, en la 54 calle del este y la 4 avenida en el que tres hombres encapuchados asaltaron a dependientes y clientes del local, causó conmoción luego que provocara una persecución policial que culminó en la ciudad de Miami.

Un total de 30 teléfonos celulares, más las propiedades de los empleados y clientes, se llevaron los tres ladrones, quienes lograron escapar de la tienda, pero no contaron con que estaban siendo rastreados por los GPS que tenían los equipos robados.

Los sospechosos escaparon en un Jaguar plateado que había sido robado, pero al llegar a la altura de la avenida 36 y la calle 35 del noroeste se les ponchó una goma y tuvieron que abandonar el auto y tratar de escapar a pie, según informó la portavoz de la policía.

Al intentar huir a pie los hombres fueron interceptados por una patrulla. La policía estableció un perímetro y fue llamado el equipo SWAT y la unidad canina.


Uno de de los sujetos intentaba robarse otro vehículo cuando un oficial de la policía le disparó en un hombro y lo arrestó.

Otro de los sospechosos fue encontrado escondido dentro de un tanque de basura.

Leroy Stuckey, Joseeson Jean y Davares Rowe fueron arrestados y este lunes se presentaron en corte, donde fueron acusados de cargos por robo a mano armada.

Las autoridades aún buscan a un cuarto sospechoso que aparentemente conducía el auto robado.