Esta tarde compareció en corte el cubano acusado de irrumpir armado en la casa de un vecino a quien le disparó en presencia de su familia.

Se trata de Julio Pérez de 37 años, quien se enfrenta a un cargo de intento de homicidio en primer grado y a quien se le negó el derecho a fianza.


El incidente tuvo lugar en la madrugada del miércoles en la vivienda ubicada en la 82 avenida del suroeste y la 25 calle.

La Fiscalía señaló que el sujeto, después de romper la puerta del vecino con una mandarria, entró a la vivienda donde la familia estaba en la sala. Al escuchar el estruendo todos corrieron a refugiarse. Pérez presuntamente le disparó varias veces a la víctima, mientras la esposa de este se escondía con sus hijos en un closet, reveló América TeVé.

La policía de Miami-Dade señaló que la mujer y sus tres hijos se escondieron en una de las habitaciones y un segundo hombre armado con un bate de béisbol trató de abrir la puerta del closet donde se refugiaron las víctimas.

Algunos residentes del sector donde ocurrió el violento incidente no quisieron ser identificados, pero afirmaron que ahora se sienten más tranquilos, no sólo con el arresto de la persona que disparó, sino que ya no van a tener como vecino a la víctima, Robert Muina, que ha sido detenido anteriormente por posesión de armas, venta de drogas y robo en menor cuantía.


De acuerdo al citado medio, un abogado confirmó que Muina y su familia tienen 15 días para desalojar la vivienda.