La línea de cruceros Royal Caribbean, que está siendo demandada por la familia de la niña que murió tras caer de los brazos de su abuelo, asegura que el abuelo tenía conocimiento de que la ventana por donde cayó la niña estaba abierta, compartió NBC News.


El crucero aseguró en una presentación judicial esta semana que Salvatore Anello sabía «sin lugar a dudas» que la ventana estaba abierta antes de sostener a Chloe Wiegand de 18 meses contra la ventana y perder el control.

El trágico accidente sucedió el pasado 7 de julio en Puerto Rico cuando la embarcación estaba anclada en el puerto de San Juan.

La familia anunció en diciembre que estaba demandando a Royal Caribbean, alegando que las señales de advertencia sobre ventanas abiertas podrían haber evitado la muerte de la pequeña.

La familia dijo que la niña quería golpear el vidrio de una ventana, como lo hizo en la pista de los juegos de hockey de su hermano. Entonces, el abuelo Salvatore Anello la levantó hasta el cristal de una ventana, creyendo que estaba cerrado, afirma la familia.


Anello es daltónico y no podría haber visto que la ventana, parte de un banco de ventanas tintadas de verde en el piso 11 del barco, estaba abierta antes de que perdiera el control de Chloe y ella cayera en una cubierta debajo, dijo la familia.

Pero Royal Caribbean contrarresta esta afirmación en su moción, que incluye una serie de imágenes fijas que la compañía dijo que fueron tomadas del video de seguridad y que, según dice, muestran que Anello sabía que la ventana estaba abierta antes de sostener a Chloe.

La presentación de Royal Caribbean expone que Anello se asomó por la ventana sacando mitad del torso por unos 8 segundos antes de cargar a la niña.

«Debido a que el Sr. Anello se había asomado por la ventana, sabía muy bien que la ventana está abierta».

Independiente de la demanda de la familia contra la línea de cruceros y la respuesta de la compañía, los fiscales en Puerto Rico han acusado a Anello de homicidio negligente en la muerte de su nieta. Anello fue arrestado en octubre y puesto en libertad con una fianza de $ 80,000.

El ha insistido en las entrevistas con los medios que no es culpable.