Las quejas de la población por la escasez de agua en varias localidades de La Habana han sido permanentes.

Durante esta semana las roturas en la conductora de agua Cuenca Sur han provocados graves problemas con el abastecimiento en centros médicos de la capital. Sumándole que en Güiera de Melena y Artemisa los residentes culpan a los funcionarios públicos por no solucionar dichos problemas.

El daño parece ser en el motor de la fuente de abasto del acueducto afectando a sectores residenciales, círculos infantiles, escuelas y centros de servicios a la población.

Municipios como Centro Habana y La Habana Vieja continúan permanentemente con la escasez de agua, nada nuevo para los vecinos de esas localidades que aún mantienen las fuerzas para quejarse por el problema.


Zonas como Malecón, Cementerio de Colon, Nuevo Vedado, Rampa siempre han mantenido un abastecimiento constante de agua potable, esta vez han sido víctimas de la eterna crisis por la que pasa el país completo.

El hospital Calixto García, uno de los más grandes, está siendo abastecido por camiones cisternas (pipas) cada dos días para suministrar el líquido a las 32 instancias con que cuenta y eso ha traído problemas en el centro. El Hospital Ortopédico Fructuoso Rodríguez también ha estado presentando problemas por la falta de agua.

Un detalle que necesita ser acentuado es que en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, donde reciben consultas nacionales y extranjeros no ha sido afectado con el suministro de agua.

Guillermo Díaz, subdirector de Aguas de la Habana, aseguró durante una entrevista hecha en el Noticiero Nacional de Televisión (NTV) que todavía quedan tramos de la conductora en mal estado. Una pequeña justificación a roturas que podrían aparecer en cualquier momento.