Mavys Álvarez tenía solo 16 años cuando le presentaron a la estrella del fútbol argentino, Diego Armando Maradona, en la ciudad de Matanzas.

Luego de 20 años de silencio, la cubana accedió a las cámaras y dio declaraciones en exclusiva a América TeVé sobre aquellos años de su juventud cuando fue víctima de la estrella argentina que la llevó a un mundo de alcohol y drogas.


Mavys contó que caminaba por una calle cuando repentinamente un hombre se le acercó con una propuesta: acompañar a Diego Maradona, quien, según él, se encontraba en una profunda depresión y necesitaba a alguien para conversar.

“Al principio pensé que quien me proponía eso estaba loco. Era un cubano. Después supe que era el salvavidas del hotel. En el carro, a unos pasos, nos miraba Carlos Ferro Viera, amigo de Maradona. Estuvieron más de una hora convenciéndome de que era importante ayudar a Diego, que era una figura mundial, amigo de Cuba y que estaba deprimido. Y finalmente acepté”, dijo Mavys.

La llevaron hasta Varadero, a un hotel. Era la primera vez que Álvarez, quien aclaró que nunca se dedicó a la prostitución, pisaba un hotel. Los cubanos tenían prohibido terminantemente entrar a esas áreas, destinadas por el régimen para los turistas.

“En el hotel me recibió Guillermo Esteban Cóppola, un amigo de Maradona. Ahí me asusté muchísimo porque estaba en toalla y pensé lo peor. Unos minutos después me recibió Maradona. Conversó mucho conmigo y me dio confianza. Me cayó bien”, añadió explicando que pudo entrar al hotel porque dijeron que era italiana, ya que no se permitían cubanos en los hoteles.


“Yo era una niña. No tenía maldad ninguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no. Era un privilegio ser su novia”, dijo.

Maradona la llevó a vivir con él en La Pradera, un Centro Internacional de Salud, donde el régimen cubano le había habilitado dos casas: una para sí y otra para su séquito de amigos.

“Mi mamá no lo tomó nada bien. Tampoco mi papá. Pero a esa edad uno suele ser muy rebelde y no tener en cuenta el criterio de los padres. La vida con Maradona era muy loca».

“Al cabo de estos años me da pena de mí misma saber que tenía 16 años y fui parte de todo eso. Pero fue una experiencia más que tuve en la vida. No escogemos lo que nos toca vivir. Simplemente me dejé llevar”, dijo Mavys avergonzada.

«La vida con él era muy loca. Todos los días en la discoteca, hasta las 7 de la mañana, tomando champaña», dijo.

Con los años salieron a la luz imágenes de Maradona con niñas incluso menores que Mavys. Esta confesó que él en ocasiones le propuso participar en orgías, pero que nunca lo hizo.

Entre lágrimas, Mavys habló también sobre como comenzó a consumir drogas y cuánto le costó recuperarse de esos hábitos dañinos. «Nunca imaginé que después me metería en las drogas de la que me costó tanto trabajo salir”, confesó.