gyg


Cuando los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) trataron de rociar «naled», un plaguicida polémico utilizado para matar mosquitos, sobre Puerto Rico, para acabar con el virus Zika el mes pasado, los residentes de la isla entraron en erupción.

Las calles de San Juan se llenaron de manifestantes, y el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, obligó al CDC a devolver sus envíos de dicha sustancia química.

Pero cuando los expertos en el control de mosquitos de Miami-Dade optaron por rociar desde aviones, ese mismo plaguicida sobre Wynwood para combatir Zika la semana pasada, los residentes de Florida apenas hicieron ruido, a pesar del hecho de que «naled» está prohibido en la Unión Europea. Reguladores de esa región afirman que el pesticida plantea un «riesgo inaceptable» para la salud humana.

Aunque la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) y el CDC afirman que «naled» se puede rociar con seguridad en pequeñas cantidades para matar los mosquitos, algunos científicos ambientales estadounidenses no están de acuerdo y dicen que la pulverización del producto químico sobre un área poblada varía de un «mal necesario» a totalmente irresponsable.


Algunos estudios incluso han demostrado que la familia de sustancias químicas a la que naled pertenece, puede hacer daño a los fetos en crecimiento, lo que significa que el condado podría estar dañando a las mismas residentes embarazadas se tratan de proteger.

También es alarmante que un estudio de la Universidad de Emory en 2010, mostró que la exposición prenatal y en primera infancia a organofosforados puede aumentar el riesgo de padecer de algunos trastornos neurológicos, como el trastorno de déficit de atención.

Elvia Meléndez-Ackerman, una bióloga medio ambiental en el campus de la Universidad de Puerto Rico, quien luchó enérgicamente contra el uso de naled en Puerto Rico, opina que los ciudadanos de Miami no deben quedarse de brazos cruzados mientras que los aviones rocían fosfatos orgánicos en el aire.