Para los funcionarios cubanos que luchan contra el tráfico de drogas, la amenaza del gobierno de Donald Trump de revertir el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba llega en un momento muy peligroso.

En entrevistas inusuales, dos funcionarios cubanos a cargo de la lucha contra las drogas dijeron a CNN que han visto un incremento en el narcotráfico mientras la cooperación estadounidense al parecer está en vilo.

Los funcionarios, ambos del Ministerio del Interior de Cuba, dijeron que desde que el presidente Barack Obama terminó con la «ley de pies secos, pies mojados», que les daba a los cubanos un tratamiento migratorio preferencial, los contrabandistas que alguna vez transportaban cubanos hacia Estados Unidos a bordo de lanchas de alta velocidad, ahora están llevando cada vez más drogas a través del estrecho de la Florida.

“Ha habido un reajuste”, le dijo el coronel Héctor González Hernández, jefe de la Dirección de Lucha contra la Droga. “Tenemos evidencia de que las redes criminales están pasando del tráfico de humanos al tráfico de drogas o ambos al mismo tiempo”.


En lo que va de 2017, las autoridades de Cuba han decomisado o recuperado cerca de tres toneladas de marihuana y cocaína, una cantidad que representa más del triple de la droga decomisada durante los primeros seis meses del año pasado.

Al mismo tiempo, los funcionarios cubanos dijeron que dos reuniones con su contraparte estadounidense fueron canceladas o pospuestas mientras el gobierno de Trump se prepara para revertir el acercamiento entre ambos países, cuyas relaciones se descongelaron durante el gobierno de Barack Obama.

“Estamos esperando a ver qué pasa”, dijo el coronel Víctor López Bravo, de la Guardia Costera de Cuba y de la Patrulla Fronteriza, sobre las reuniones en las que las autoridades de los dos países discuten tácticas y comparten inteligencia.

“Depende de Estados Unidos anunciar e invitarnos a la próxima reunión. Esperamos que ocurra porque realmente beneficia a los dos países”, dijo.

La política de Trump con Cuba está siendo finalizada, dicen funcionarios estadounidenses, pero se espera que vuelva a una línea más dura con la isla y acuse a su gobierno de abusos de los derechos humanos.

Una medida que aún está siendo considerada, según una fuente de la Casa Blanca, es prohibir que funcionarios del Gobierno de Cuba y miembros del Partido Comunista visiten Estados Unidos.

Si se adopta, la medida podría enfriar la naciente colaboración incipiente en una amplia gama de cuestiones, incluida la lucha contra las drogas.

Tras el cambio de política, los funcionarios encargados de la lucha contra las drogas de ambos países empezaron a sostener diferentes reuniones en Cuba y en la Florida y, en 2016, firmaron un acuerdo de cooperación de lucha contra las drogas que por primera vez les permitía a botes de ambos países perseguir traficantes de narcóticos y estar en contacto directo durante esas persecuciones.

Ahora los funcionarios cubanos están preocupados de que revertir las relaciones pueda degradar la cooperación binacional en la lucha contra las drogas.

(Con información de CNN)