A raíz de la boda de la actriz estadounidense, Meghan Markle con el príncipe Harry han vuelto a salir a la luz imágenes de la ahora Duquesa de Sussex que avergüenzan a la casa real

Meghan que desde su boda tiene que seguir un estricto código de conducta como no hacerse fotos «selfie» o pintarse las uñas de colores.

Las imágenes aunque forman parte del pasado de Meghan molestan en la familia real quienes tratan e evitar estos escandalos.