Represión en Cuba

Los familiares de los presos políticos por el régimen cubano por el solo hecho de manifestar su sentir el 11J, pidieron este lunes 13 de diciembre en un comunicado a los gobernantes de la Isla se respete el derecho a la libre manifestación y liberar a los presos.


En el comunicado mencionan las agresiones físicas a los manifestantes el 11J, la violación de las garantías legales tras los arrestos por parte del gobierno cubano, los escarnios públicos sufridos por los partidarios del régimen.

Agregando la imposición de la pena de prisión preventiva de manera oficiosa, maltratos físicos y psicológicos durante los arrestos y violación de la confidencialidad en las entrevistas entre abogado y prisionero.

En el texto los familiares piden al gobierno respetar los Pactos Internacionales sobre Derechos Humanos de 1966 y el respeto hacia las iniciativas legislativas orientadas a promulgar las leyes sobre el Derecho de Manifestación y de Amnistía, entre otros aspectos.

La sociedad civil independiente de Cuba hasta el momento tiene registradas 1283 personas detenidas a partir de las protestas del 11J, de las cuales 540 siguen en prisión, otras 42 fueron condenadas en procedimientos sumarios.

Según el grupo de activistas Justicia 11J, que se ha dado a la tarea de reunir denuncias de detenidos y desaparecidos tras el 11J dijo sobre la Fiscalía Provincial de La Habana:


“ha comenzado a utilizar el delito de sedición con una connotación política para enjuiciar a jóvenes de La Güinera que salieron a manifestarse”.

En la mayoría de los casos le piden una condena de más de 20 años de privación de libertad, demostrando la aplicación de sedición: «como delito político contra personas que exigen derechos elementales y que no tienen formación política».

Un ejemplo es el caso del menor de edad Emiyoslán Román que “esperaron que cumpliera 18 años de edad en prisión para proponer condena de 15 años”, otro caso es el de Elieser Gordín Rojas que piden 27 años en prisión.

El grupo jurídico independiente Cubalex, dijo estar preocupado por el uso de la figura de sedición, de marcada connotación política indemostrable en la mayoría de los casos a raíz de las protestas del 11J «para imponer sanciones ejemplarizantes al menos a 122 personas».