“Los Cayos no son lo que ustedes dejaron al evacuar hace unos días”, aseguró el alcalde del condado Monroe, George Nugent, durante una conferencia de prensa que tuvo lugar este sábado en Marathon, reporta El Nuevo Herald.


Y así lo han podido comprobar varios residentes del lugar que como Judith Silva, propietaria de un restaurante junto a Overseas Highway, encontró su negocio con un grado de devastación importante.

Silva, que tuvo que refugiarse en Island Christian School, era una de las personas que estaba ansiosa por regresar a Los Cayos, en donde los servicios básicos como el agua o la electricidad están muy restringidos.



“Estaba preocupada por volver tan pronto como fuera posible para ahorrar tanto como pueda. El fango y el moho empeoran con el tiempo”, dijo Silva, quien perdió su casa en un incendio en febrero y ya se encontraba viviendo en un albergue.


Por su parte, Dani Crowley, oriunda de Marathon y quien perdió su casa, dijo que Silva y su esposo era una bendición. Todos se conocieron en el albergue.

“Ella es una bendición, una bendición”, dijo Crowley, de 48 años, jefa del albergue. “Lo han perdido todo, pero entregan lo que tienen a alguien”.