A solo pocas horas después de la demolición de la estructura restante del Champlain Tower South en Surfside, los rescatistas recibieron el ok para continuar con las labores de rescate en los escombros del edificio colapsado.

El sábado en horas de la noche los equipos de demolición detonaron una serie de explosivos que derribaron lo último del edificio en una nube de polvo. La alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo a Associated Press que la demolición se realizó «exactamente como estaba previsto».


Ahora sin el peligro de la estructura sobre ellos los rescatistas se centrarán en tratar de acceder al garaje subterráneo, área que hasta el momento no han podido revisar.

Se cree que debajo de esta sección puedan estar muchos de los 121 desaparecidos tras el colapso el pasado 24 de junio.

Poco después de la demolición, las grúas volvieron a estar en movimiento en el sitio, lo que sugiere que las cuadrillas volvieron a su lugar en las primeras horas del lunes por la mañana para tamizar los escombros desde arriba y desde abajo.

Una vez que se haya asegurado un nuevo camino hacia los escombros iniciales, «volveremos a la pila de escombros y comenzaremos nuestros esfuerzos de búsqueda y rescate», dijo el jefe de bomberos de Miami-Dade, Albert Cominsky, en una conferencia de prensa varias horas antes de la demolición.