Puente de Brickell. Foto: Cuba en Miami

Bajo el Proyecto de Ley 11 de la Cámara de Representantes, presentado por el Representante Alex Rizo, republicano de Hialeah, sería un cargo de delito menor de segundo grado para cualquier persona que esté obstaculizando a los agentes del orden en el desempeño de sus funciones, y eso podría incluir tomar un video de teléfono celular si la policía cree que la grabación está interfiriendo con su capacidad para hacer su trabajo.

Las personas podrían ser acusadas si buscan interrumpir, «perturbar, obstaculizar o interferir» con los agentes en el desempeño de sus funciones, provocar reacciones físicas de los agentes o acosar a los agentes.


Rod Skirvin, presidente de la Asociación Benevolente de la Policía del Condado de Broward, dijo a Local 10 News: “No creo que haya ningún problema con grabar a la policía. Creo que todos deberían poder hacer eso, pero no creo que debas pegarse a ellos para hacerlo», dijo.

Cualquiera que se acerque a menos de 30 pies de un oficial después de haber sido advertido de que se mantenga alejado puede ser arrestado.

Los infractores serían acusados ​​de un delito menor de segundo grado, serían multados con $ 500 y podrían enfrentar hasta 60 días de cárcel.

“Es una prueba de equilibrio: las personas tienen derechos absolutos de protesta ante la Primera Enmienda. Lo que la gente no tiene es el derecho de atacar a las fuerzas del orden para saquear u obstaculizar una investigación ”, dijo Eric Schwartzreich, abogado de defensa criminal.


Se están comenzando a presentar proyectos de ley para la sesión legislativa del Senado de Florida en 2022, que comienza el 11 de enero. Si se aprueba, la ley podría entrar en vigencia en octubre de 2022.