Después de que informaciones iniciales implicaran a Cuba en el descubrimiento de un barco cargado de 401 kilos de coca procedente de la isla en Panamá, la Aduana de Cuba ha emitido una nota primero y un reportaje después para demostrar la droga no viene de la isla.

Las mismas autoridades de Panamá reconocieron que la droga fue montada en el mismo país y que no vino de Cuba.