Un reparador de techos fue rescatado el jueves de la parte superior de un edificio de oficinas en Kendall después de que se estrelló contra una ventana, dijeron las autoridades a Local 10 News.

Sucedio en el 11430 N. Kendall Drive justo antes del mediodía. Según las autoridades, el hombre estaba trabajando en el techo del edificio cuando se cayó contra una ventana en el cuarto piso, rompiendo el vidrio.

«Oímos un choque y un estallido de cristales. Entonces todos corrieron y él estaba colgado de una cuerda», dijo la testigo Daisy Gómez.

Gomez y Janell Vega estaban en la oficina por la que se estrelló. Dijeron que los empleados dentro de la oficina se pusieron en acción para tratar de ayudar al hombre.


«Estaba muy nervioso», dijo Vega. «Tenía los ojos cerrados y luego una de las otras chicas de la oficina ayudó a patear el resto de la ventana».

Las autoridades dijeron que el trabajador, empleado de Empire Roofing, usaba todo su equipo de seguridad y sus colegas se aseguraron de que la cuerda del arnés estuviera segura mientras esperaban ayuda.

Testigos dijeron que el compañero de trabajo del hombre le salvó la vida.

«Era el hombre que se aferraba a este caballero», dijo Lino Díaz de Villegas. «Debió de tener la mitad de su tamaño, pero se aferró a él todo el tiempo. No lo soltó, y finalmente llegaron policías y pudieron ayudarlo».

Los testigos dijeron que el trabajador fue atraído parcialmente a través de la ventana y se le colocó un segundo arnés de seguridad.

Los oficiales de bomberos de Miami-Dade pronto llegaron en un camión con una grúa extendida para rescatar al trabajador. Los bomberos cortaron el arnés una vez que el trabajador estaba a salvo en la grúa.

«Este tipo es muy afortunado de contar con el apoyo de su tripulación que pudo sostenerlo hasta que llegamos allí», dijo el teniente de bomberos de Miami-Dade Jean Joseph.

Luego colocaron al trabajador en una camilla y lo colocaron en un camión de bomberos en espera.

Los paramédicos dijeron que parece que el hombre sufrió una fractura en un brazo.

«Creo que estaba muy feliz, osea, de estar vivo», dijo Vega. «Creo que hubo un punto allí donde no pensó que iba a lograrlo».