Foto de archivo

Todos los miembros del equipo SWAT de la ciudad de Hallandale Beach en el condado de Broward presentaron una carta de renuncia ante la actual situación político social que vive el país.


El equipo SWAT de la Policía de Hallandale envió un memorando a la jefa de la policía, Sonia Quiñones, anunciando la renuncia colectiva de sus 10 miembros.

Si bien citaron muchos problemas para sus renuncias, la gota que colmó el vaso fue cuando los miembros del personal del comando se arrodillaron en solidaridad, detalla el memorando compartido por Local 10 News.

«Tener miembros del Personal de Comando que se arrodillan en solidaridad con la Vicealcaldesa Sabrina Javellana (quien declaró que quiere que los oficiales sean» despedidos y acusados ​​») …, esta falta de apoyo es paralizante. . . «, Dijeron en una larga carta que decía todo, desde la» angustia y el estrés «del clima político actual hasta estar mínimamente equipado y poco capacitado.

Tras recibir la renuncia el administrador de la ciudad, Greg Chavarria, organizó una reunión con el equipo para el lunes a las 3pm.


Chavarria dijo que aunque los oficiales renunciaron a SWAT, no renunciaron al departamento. También cuestionó la mención de que el jefe de policía se uniera a los miembros de la comunidad para arrodillarse contra el «racismo, el odio y la intolerancia a principios de esta semana».

La ciudad ha aclarado que a pesar de la renuncia, los residentes no deben temer estar desprotegidos ya que cuentan con otros recursos para garantizar su seguridad.

«Si bien la renuncia voluntaria de nuestros oficiales de esta asignación es desafortunada, nuestros residentes deben estar seguros de que no ha tenido ningún impacto en nuestro compromiso de proteger su seguridad».