Debido a las numerosas regulaciones y requisitos que suelen imponer las empresas administradoras de inmuebles, rentar un apartamento en Miami puede llegar a ser tan complicado como comprar una millonaria mansión en la playa, informó el Nuevo Herald.

Testimonios como éste abundan en Miami:


“Uno de mis clientes que vive en Nueva York está a la espera de la entrevista con la asociación de condominio. Viajó a escoger el condominio que va a alquilar, entregamos los documentos y debió regresar a Nueva York, porque la junta de condominio lo llamará a entrevista en aproximadamente 3 semanas. Como no tiene seguridad de la fecha, todavía no puede reservar o comprar su boleto».

«Otro cliente, en agosto de 2016, compró su condominio en Weston. Tuvo que viajar a Venezuela y cuando lo llamaron a entrevista fue de un día para otro. Tuvo que comprar un boleto para él y su esposa y viajar en menos de 24 horas para reunirse con el presidente del condominio al día siguiente (sábado) al mediodía. Por suerte consiguió boleto, aunque a un precio muy alto por la temporada de vacaciones y la premura de un día para otro. Eso además del hotel, porque entre la entrevista y el proceso de cierre pasaron aproximadamente 5 días. Puede tomar mas días”.

Así lo afirma Carolina Méndez, asesora de Bienes Raices de la empresa Keller Williams Realty. Sus anécdotas coinciden con los de muchos residentes y visitantes.

Según el presidente de la sección residencial 2016 de la Asociación de Bienes Raíces de Miami, Carlos Gutiérrez, “la política es diferente para cada edificio. Por ejemplo, hay edificios en Miami Beach que ni siquiera requieren aprobación de la asociación y hay otros edificios cuya aprobación dependen de asociaciones que solo se reúnen dos veces al mes y si tú no aplicas antes de esas reuniones, tienes que esperar antes de la próxima reunión”.


Pedro Balogh, propietario de la empresa de bienes raíces Balogh Realty, tiene una versión del por qué las asociaciones de condominio se toman tiempo en estudiar las aplicaciones de renta: “Yo creo que nosotros en el Sur de la Florida tenemos una situación única de personas que vienen de todas partes del mundo, lo cual hace que haya una mayor diversidad de posibles inquilinos o personas que van a vivir en una propiedad y a la vez eso hace un poco más conflictivo para las asociaciones aprobar a una persona y por ende se tarda un poco más tiempo que en otras partes donde hay netamente americanos y residentes que viven aquí”.

En este argumento, coincide Méndez: “El objetivo de las asociaciones es mantener la estabilidad y saber a quién se le está alquilando el inmueble. Algunos condominios aprueban la solicitud entre 2 a 4 semanas”, destaca.

El presidente de la Asociación de Bienes Raíces de Miami refiere que las asociaciones pueden negar por el historial criminal de la persona, o por un mal historial de crédito, aunque reitera que “cada edificio tiene sus reglas”.

“Las asociaciones son prácticamente como gobiernos autónomos, ellos toman sus decisiones arbitrariamente y unilateralmente. A mí me ha pasado que tu tienes dos edificios que son idénticos, ambos manejados por una asociación distinta, y uno por aprobación tarda siete días y en el edificio de al lado la misma aprobación sale en cuatro semanas”, comenta Balogh.

“Cuando una persona decide alquilar en Miami es necesario que lo haga con anticipación porque la demanda de alquileres es muy alta. Miami es una ciudad grande y de alto dinamismo en el área comercial, de turismo, con aproximadamente 2,712,952 habitantes.

La norma se aplica para evitar el mal uso de los inmuebles disponibles. “Existen regulaciones y procesos que deben cumplirse y cada asociación tiene además sus propias regulaciones», indica Méndez.