La religiosa cubana Ilse Hernández, habanera de 74 años, se ha consagrado a los más necesitados desde hace 20 años.

Los domingos y miércoles, en la sede de la iglesia cristiana La Roca Firme, al oeste de Hialeah, distribuye unas 150 canastas a familias de bajos recursos, y otras personas necesitadas.

“En estos 20 años veo directamente cómo la pobreza en nuestra comunidad sigue creciendo”, señala Hernández, “Esta realidad hace que me comprometa aún más a seguir trabajando por quienes más lo necesitan”.

“La reverenda hace una obra muy bonita en nuestra comunidad”, dice Nancy Gámez, una beneficiada reside en Hialeah. “A mí me sacado de aprietos, cuando lo único que tenía en la nevera era agua, he recibido el apoyo de la reverenda”.

Georgina Ayala, una madre dominicana expresa, “La reverenda es una persona muy buena, muy servicial, me ayudó a que mi hija reciba terapias”, “La conocí hace cinco años, es una persona muy accesible”. afirmó Ayala.


Actualmente, la reverenda preside el Comité de Fe y Ayuda en la Ciudad de Hialeah, el cual coordina la asistencia caritativa en ese municipio.