Más de la mitad de los residentes en Florida no está de acuerdo con una disminución de fondos federales a las “ciudades santuario” y se resisten a que el Departamento de Justicia lleve a cabo acciones contra ellas.


La Atlantic University Business and Economics Polling Initiative (FAU-BEPI), realizó una encuesta que arrojó, que un 52 % de los encuestados se opone a los recortes federales de que son objeto las ciudades que dan refugio a los indocumentados, contrastando con un 36 % que están a favor.

El resultado de la encuesta, indica que, “los floridanos apoyan las políticas de las ‘ciudades santuario’ que comprometen a la ciudad a servir a todos los individuos sin importar su estatus migratorio”, afirmó Mónica Escaleras, directora del BEPI.

Miami-Dade, es el segundo condado de mayor cantidad de inmigrantes en el país, con aproximadamente 1.300,000, según refiere el Instituto de Política Inmigratoria (MPI).

El 62 % es favorable a que el condado de Miami-Dade siga con su estatus de santuario, y un 39 %, se opone.