La cifra de reclamos al desempleo de la semana que culminó el 7 de noviembre, se redujo a 709.000 de acuerdo a informes del Departamento de Trabajo.


La reducción muestra una lenta recuperación económica a medida que las personas continúan incorporándose al mercado laboral. La cifra publicada este jueves es una disminución de 49.000 con respecto a la semana anterior y marca el nivel más bajo desde el inicio de la pandemia en marzo.

Sin embargo, no dejan de ser números históricamente altos. El récord previo a la pandemia de solicitudes semanales de desempleo se situó apenas por debajo de las 700.000.

Las reclamaciones han caído drásticamente desde que alcanzaron un máximo cercano a los 7 millones en marzo, pero se han estancado en gran medida en los últimos dos meses, bajando gradualmente en pequeños incrementos. Los casos de coronavirus en el país han vuelto a aumentar recientemente, lo que ha llevado a algunos estados a promulgar restricciones más estrictas.

Otras 298,000 personas solicitaron beneficios por desempleo a través del programa de Asistencia por Desempleo Pandémico, que fue establecido por el Congreso para ayudar a los trabajadores que de otra manera no calificarían para los beneficios estatales regulares.

El número de personas que reciben beneficios estatales continuamente también disminuyó, lo que sugiere que los estadounidenses desempleados están regresando a la fuerza laboral. Casi 6,8 millones de personas continuaron recibiendo beneficios durante la semana que finalizó el 31 de octubre, según el Departamento de Trabajo.

La tasa nacional de desempleo cayó 1 punto porcentual en octubre a 6,9%, ya que la economía agregó 638.000 puestos de trabajo, dijo el Departamento de Trabajo la semana pasada.