Mural de Celia Cruz en Wynwood Miami. Foto: Cuba en Miami

Con un gran valor musical fue donada a la Universidad Internacional de la Florida (FIU) 230 partituras que pertenecieron a la legendaria cantante Celia Cruz; las mismas tienen arreglos de reconocidos músicos como Tito Puente, Sonny Bravo, Charlie Palmieri, Joe Loco, Bebo Valdez.

La colección se utilizará como material de estudio en la Facultad de Música de la FIU y el centro que estudia la cultura cubana CasaCuba.


El albacea de la fallecida artista, Omer Padillo Cid dijo en un comunicado que el deseo de esta era que su legado perdurara: “El mayor deseo de Celia era asegurar que su legado perdure durante generaciones. Donar sus partituras originales les dará a los estudiantes del futuro una manera única de estudiar su repertorio, de la manera que ella lo habría hecho”.

Según video de la FIU las partituras donadas enriquecerán la Colección Díaz Ayala de Música Popular cubana y Latinoamericana en las bibliotecas de la Universidad con fines educativos.

La Reina de la Salsa, Celia Cruz ha trascendido generaciones internacionalmente; con más de 50 álbumes, con los que ha recibido muchos reconocimientos en los que se encuentran tres Grammy y cuatro Latin Grammy además de la Medalla Presidencial a las Artes de EE.UU.

A pesar de su partida hace 18 años, aún sigue latiendo en el corazón de los amantes del género Salsa, recientemente en el marco de las celebraciones por el mes de la Herencia Hispana en Estados Unidos la compañía de juguetes Mattel sacaron una muñeca Barbie con la imagen de la artista cubana rindiéndole homenaje.


También el exitoso tema de “La Vida es un Carnaval”, interpretado por la legendaria artista estuvo presente en la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos en la revista especializada Rolling Stone manifestando que:

 “La canción era especialmente potente viniendo de Cruz, que llegó a Nueva York y ayudó a dar forma al movimiento de la salsa tras un doloroso exilio de Cuba en los años sesenta. `»La Vida Es un Carnaval» se convirtió en un himno vital para el público y marcó un impresionante acto final de su formidable carrera”.