Desde hace tres semanas, el establecimiento Caracol de la cadena Tiendas Panamericanas situado en calle Primera y 298, en Santa Fe, La Habana, atrae a una multitud de personas en una cola que dificulta la entrada.


El motivo es una rebaja de precios de productos chinos en el departamento Todo x 1 (CUC), que incluye cosméticos, bisutería, vajilla, aseo personal, adornos, florería, etc.

«No, no es común en estas tiendas la reducción del valor de las mercancías», dice José, dependiente del departamento de electrodomésticos, que se niega a dar información sobre el motivo de la actual rebaja. Solo agrega: «Incluso los productos que llegan a su fecha de vencimiento y se retiran del mostrador se comercializan en los centros de trabajo vanguardias de la emulación socialista, o en el comercio militar, para su consumo inmediato. Pero este no es el caso».

Varios clientes que esperaban desde muy temprano en la cola especularon sobre las posibles causas de la disminución de precios.

Luisa, de 63 años y vecina de Santa Fe, cree que el departamento «Todo x 1» va a desaparecer de la tienda. «No sé dónde van a vender estos productos en lo adelante, lo cierto es que desde hace semanas la gente está viniendo a hacer la cola para cargar, algunos duermen aquí, sobre todo los revendedores».


Los productos que valían 1 CUC, (25 pesos moneda nacional) fueron rebajados a 40 centavos de CUC. Pero luego sufrieron una segunda depreciación y ahora cuestan 15 centavos.

«Por eso la cola no cesa», dice Claudia, madre de dos niñas, quien la noche anterior consiguió un turno privilegiado en la cola. «Tú sabes cómo es el cubano; cuando vieron la disminución de precios enseguida aparecieron los coleros, que comenzaron a sacarle ventaja a la situación. Primero confeccionaron listas y había que cantarlas de madrugada. Hubo protestas y amenazas de llamar a la Policía, entonces quitaron las listas y ahora venden los turnos de la cola a 1 CUC, de manera solapada».

Mauricia, del reparto Hollywood, en playa Baracoa, dice que es la tercera vez que acude a comprar.

«La cola es larga y molesta, pero con mucha paciencia he podido adquirir jabones, cremas de peinar, lociones y adornos para la sala muy baratos. Lo bueno es que no hay límites en la cantidad, puedes comprar cuanto quieras. Yo me pregunto: ¿de qué tamaño es el almacén que en tantos días no se ha vaciado? La cola no se acaba, ni un minuto. Se ha vendido mucho en estas semanas».

Los bicitaxistas de Santa Fe también se han beneficiado de la afluencia de público. «Hemos tenido mucho pasaje», dice «El Tinta» un chofer de bicitaxi. «Ojalá no se acaben nunca los productos chinos».

Finalmente, una empleada de la tienda da una versión diferente sobre la rebaja:

«El proveedor de estos productos es una firma china llamada Dhuo Jiang, que ha solicitado una liquidación inmediata del inventario. Y no quiere hacer más negocios con nuestra cadena de Tiendas Panamericanas. ¿Por qué? No sé, esa información no está a nuestro alcance. Pienso que quedaron muy molestos en una visita de sus representantes a Cuba, tal vez por los precios de comercialización demasiado elevados en comparación con el precio de costo, o por el lento movimiento, o los impagos de la parte cubana… Lo cierto es que exigió una cancelación de la mercancía y la gerencia ordenó esta rebaja», dice.

(Con información de Diario de Cuba)