Roberto Isaac y Alexis Vila Perdomo recibieron su sentencia hoy en corte con relación al caso del asesinato de Camilo Salazar en Miami el 1 de junio del 2011.


El juez sentenció al cubano entrenador de artes marciales, Roberto Issac, a cadena perpetua; mientras que el luchador de MMA, Vila Perdomo, cumplirá 15 años de prisión sin contar el tiempo ya en detención desde el pasado año.

El cadáver de la víctima, de 43 años, fue hallado el 1 de junio de 2011, justo al oeste de un incendio forestal a lo largo de un camino de tierra al este de Okeechobee Road, cerca de la noroeste de la 137 Avenida.

Las manos de Salazar estaban atadas a la espalda y su cuerpo estaba parcialmente quemado.

Durante la investigación un médico forense determinó que Salazar había sufrido múltiples heridas con fuerza contundente en la cabeza, un corte en la garganta y quemaduras en el área de la ingle.


Los detectives dijeron que el cofundador de Presidente Supermarkets, Manuel Marin, estaba molesto porque su esposa estaba teniendo una aventura con Salazar, y que fue lo que le costó la vida.

Tras la muerte de Salazar, Marin escapó a España, pero ya se encuentra detenido en Miami en espera de su juicio que comenzará en noviembre del 2020.

En el juicio contra Isaac y Vila Perdomo, testificó otro luchador involucrado en el asesinato. Ariel Gandulla se entregó a la autoridades en Canadá y colaboró con la investigación para gestionar una mejor condena.