El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmo la orden para comenzar a construir el muro que algunos expertos consideran que costara entre 12 y 15 billones de dólares.

Trump tiene el plan que los estadounidenses adelanten el pago del muro que después será cobrado a México en concepto de aranceles o impuestos a las remesas, pero el gobierno mexicano niega que eso vaya a ocurrir.

Ayer el equipo de Trump dijo que trabajan en aplicar un arancel del 20% a las importaciones de productos mexicanos que llegan a Estados Unidos para con ese incremento pagar el muro fronterizo.

Pero ¿Qué pasa si Trump pone un 20% de impuesto a las importaciones de México?


Un incremento en los impuestos significaría un aumento de los precios que tendrán que pagar los consumidores estadounidenses por los productos que lleguen de México lo que en ese caso el costo de ese incremento lo sufrirían los ciudadanos de Estados Unidos. Otra consecuencia podría ser que los productos mexicanos salgan del mercado por el elevado precio, pero en ese caso Estados Unidos tampoco cobraría el 20% de impuestos.

El aumento del precio afectara una gran variedad de productos que Estados Unidos consume de México desde autos hasta alimentos básicos.

Otra opción que Trump menciono durante su campaña fue limitar o bloquear las remesas a México que se estiman en 25 mil millones de dólares anuales a menos que el gobierno de México pague el total del costo del muro.

La medida además controversial podría no ser efectiva porque siempre aparecerían vías alternativas de hacer llegar el dinero de las remesas a México.

Trump también propuso aumentar el costo de la visa para los mexicanos como una manera de obtener el dinero, o la cancelación de visas empresariales y de turismo a los mexicanos hasta que su país pague por el muro.

Que ocurrirá está por verse todavía, lo único seguro es que los estadounidenses tendrán que adelantar 15 billones de dólares para construir el muro.