La cercanía de las protestas en Washington que por momentos se volvieron violentas obligaron a los agentes de seguridad a interrumpir la caminata de Donald Trump que estaba prevista fuera de varias cuadras.

Trump ajusto su plan y realizo breves paradas en diferentes puntos del recorrido para saludar a sus seguidores.