Con el crecimiento inmobiliario del centro de Miami, especialmente la zona de Brickell, vecinos del barrio de la Pequeña Habana se han visto presionados a vender sus apartamentos para dejar paso a nuevas y mas modernas construcciones.

Entre los afectados se encuentran los vecinos del complejo de apartamentos en el 424 de la 7 calle, la zona mas al este, y próxima a Brickell, en la Pequeña Habana.

En entrevista a AmericaTeVe los vecinos contaron como ante el interés de los desarolladores, prefirieron tomar la iniciativa y 12 de los 16 propietarios del edificio contactaron a un agente de bienes raíces para que les consiguiera el mejor valor por sus inmuebles.

Los residentes en su mayoría son personas de la tercera edad que viven de sus pensiones de jubilados.


«Ese auge que ha cogido Miami llega un momento en que a nosotros nos afecta», dijo Luz Pabon, una de las propietarias.

«Salimos de una deuda (los que tenemos hipotecas) y nos va a quedar el dinero», agregó Luz.

«Que a la gente que estamos aquí, nos busquen ubicación, eso es lo mas importante», fueron las palabras de otro propietario.

Otro de los residentes no se muestra muy emocionado con los cambios ya que sacando sus cuentas, no cree que el dinero que le sobre de la venta le alcance para poder comprarse otro apartamento.

El edificio se ha puesto a la venta por 5.2 millones de dolares, lo cual representaría unos 300 mil para cada uno de ellos.