El profesor Kevin Fu y sus colaboradores del Equipo Investigativo de Privacidad y Seguridad de la Universidad de Michigan aseguran haber encontrado una explicación a lo ocurrido en Cuba con los diplomáticos y las afectaciones a la salud.


Según ellos «dos fuentes de ultrasonido demasiado cercanas, por ejemplo, dos dispositivos de escucha, pudieron generar interferencia y provocar los intensos sonidos descritos por las víctimas.».

“Cuando una segunda fuente ultrasónica inaudible interfirió con la fuente ultrasónica inaudible primaria, la distorsión creada por la intermodulación creó subproductos audibles que comparten características espectrales con el audio de las noticias de AP” dijo el equipo de investigadores.

La nueva teoría enfocada en las ondas ultrasonoras, ayudaría a explicar por qué las víctimas describieron que el sonido provenía de una dirección específica.