María Elvira Salazar, quien está luchando en una cerrada campaña con la candidata demócrata Donna Shalala se encuentra enfrentando críticas por algunos problemas financieros heredados de su exesposo.

María Elvira Salazar estuvo casada con el diseñador y constructor de viviendas Renzo Maietto con el cual la entonces periodista y presentadora de televisión invirtió millones en bienes raíces en Miami.

Su patrimonio neto es negativo y Salazar es personalmente responsable de un préstamo hipotecario en ejecución después que dejó de pagar un préstamo de $2 millones reportó El Nuevo Herald.

Salazar asegura que esos problemas están completamente fuera de su control, tanto en su origen como su solución “El Sr. Maietto aceptó en al acuerdo de divorcio asumir toda la responsabilidad por la propiedad”, dijo Salazar al Miami Herald.


A pesar del acuerdo con su exesposo, los problemas al menos a nivel jurídico aún están a su nombre. Maietto cometió fraude en la exención tributaria de la vivienda principal durante un período en que Salazar era la dueña oficial de la propiedad, pudiera pesar sobre su campaña en una carrera difícil con Donna Shalala, ex presidenta de la Universidad de Miami.

Comenzando con propiedades en Key Biscayne, Salazar y su esposo comenzaron a tomar préstamos para adquirir al menos ocho propiedades en Miami-Dade, desde Brickell hasta South Miami.

Al adquirir las propiedades con deudas como individuos en vez de a través de una corporación, los hizo responsables personalmente de las deudas.

La pareja asumió deudas por aproximadamente $6.8 millones entre el 2000 y el 2007, un período en que el valor de las propiedades inmobiliarias subía significativamente. Al principio les fue bien y vendieron en $915,000 la casa en Key Biscayne con que Salazar se quedó de su primer matrimonio, y otra en la misma zona por $2.45 millones.

Pero a medida que el matrimonio compraba propiedades más grandes y costosas, el mercado inmobiliario comenzó a perder valor repentinamente y la empezó a tener problemas. Cuando la burbuja inmobiliaria estalló en el 2008, todavía tenían $5 millones en préstamos hipotecarios, en su mayoría vinculados con dos viviendas cerca del campus de Coral Gables de la Universidad de Miami que la pareja dividió cuando se separaron.

En una de las propiedades Salazar se quitó del título de propiedad en el momento del divorcio, pero se mantuvo como deudora en el préstamo hipotecario emitido por JP Morgan Chase. A principios del 2015, el banco alega que la pareja entró en mora en los pagos de la hipoteca.

“Nuestra familia no estuvo exenta de la recesión económica que afectó a tantas personas en ese momento. Yo también enfrentaba el final de un matrimonio de 10 años a la vez que manejaba un programa de televisión exitoso”, expresó Salazar en una declaración. “Durante esos tiempos difíciles, mi prioridad siempre fue el bienestar emocional de mis hijas”

El problema más grave para Salazar no es la deuda, a mediados del 2010, Maietto comenzó a alquilar la casa, según la Oficina del Tasador de Propiedades de Miami-Dade, que investigó alegaciones de fraude en la exención tributaria por la vivienda principal después de una denuncia anónima hace cinco años. La Oficina del Tasador consideró que Maietto había alquilado la propiedad entre el 2010 y el 2013, aunque reclamó la exención tributaria por vivienda principal.

Su exesposa la exculpo de cualquier problema “María Elvira no tuvo responsabilidad alguna por la queja de la exención tributaria”, dijo Maietto. “Cuando nos divorciamos yo ya estaba viviendo en la casa”.