Eduardo Orama Cabana regresa a custodia policial

El prisionero que fue liberado por error el lunes del Centro Correccional Turner Guilford Knight en el noreste de Miami Dade, ya se encuentra nuevamente bajo custodia policial, reportó Local 10 News citando a las autoridades locales.


Identificado como Eduardo Orama Cabana, el individuo fue liberado por error en su 52 cumpleaños, pero se conectó a Zoom para una audiencia virtual en la corte el jueves.

Durante la audiencia, la asistente del defensor público de Miami-Dade, Fadya Salem, dijo que Orama se había reunido con su chihuahua y que necesitaba más tiempo para hacer los arreglos necesarios para entregarse. Había iniciado sesión con su perro, pero cuando llegó el turno de su caso, se había desconectado, según un reportaje del Miami Herald.

Los registros judiciales de Miami-Dade muestran que algunos casos enumeran su apellido como Orama y otros como Cavana. Por un error con su apellido Orama fue puesto en libertad.

Juan Diasgranados, portavoz del Departamento de Correcciones y Rehabilitación de Miami-Dade, dijo que Orama era un preso de nivel mínimo de custodia por cargos de violación de libertad condicional, obstrucción de identidad, disparar o lanzar un misil mortal y otros actos criminales.

“Tan pronto como se descubrió el error, el MDCR solicitó la ayuda de nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley para ayudar a localizar al delincuente”, dijo Diasgranados.


Según el Departamento de Aplicación de la Ley de Florida, Orama es un delincuente habitual de delitos graves violentos. Su historial en Miami-Dade muestra una serie de casos de los años 80, incluidos cargos relacionados con la cocaína y la marihuana.

El registro de Miami-Dade que enumera a Orama como su apellido muestra que fue condenado por lanzar un misil mortal en 2010 y sentenciado a cinco años de prisión. El caso se cerró en 2012.

Durante la audiencia del jueves, la jueza de circuito de Miami-Dade, Marlene Fernández-Karavetsos, dijo que Orama Cabana fue sentenciada el lunes a seis años de prisión luego de una violación de la libertad condicional relacionada con el caso de 2010. Ya ha cumplido cinco años.

El jefe de la División Correccional de Miami-Dade, Enrique Rodríguez, le dijo al juez que Orama Cabana había prometido rendirse y no lo hizo. Fernandez-Karavetsos luego emitió una orden de arresto.

Su abogada lo defendió exponiendo que no era una persona que pensara abandonar el país. «No es un riesgo de fuga. Alguien que responda a las llamadas de las autoridades, comparezca ante el tribunal en Zoom, no corre riesgo de fuga. Solo le quedan unos meses de sentencia ”, dijo.