El presidente Trump salió del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed el viernes por la noche, planeando recibir el resto de su tratamiento para COVID-19 en la Casa Blanca.


Fue visto levantando el puño en el aire cuando salía del edificio y no respondió a ninguna pregunta de la prensa.

El presidente Trump tuiteó sus planes de abandonar las instalaciones el viernes por la tarde. Horas después, sus médicos reiteraron que era seguro para él regresar a la Casa Blanca, pero que su régimen de tratamiento está en curso.

Mientras tanto, varios asociados de Trump en la Casa Blanca y con la campaña también dieron positivo por el coronavirus.


Sin embargo, Trump sonó particularmente optimista en su tweet anunciando su inminente liberación.

«¡Me siento realmente bien! No le tengas miedo a Covid. No dejes que domine tu vida. Hemos desarrollado, bajo la Administración Trump, algunas drogas y conocimientos realmente excelentes. ¡Me siento mejor que hace 20 años!» Trump escribió.

Sean Conley, el médico de Trump, dijo que aunque Trump no está «completamente fuera de peligro todavía», cree que está listo para recibir atención en la Casa Blanca.

«Estamos en un territorio desconocido cuando se trata de un paciente que recibió las terapias que recibió tan temprano en el curso», dijo Conley.

«Si podemos llegar al lunes con él permaneciendo igual o mejorando, mejor aún, entonces todos daremos ese último suspiro de alivio».

Agregó que la unidad médica de la Casa Blanca brindará «atención médica de clase mundial 24 horas al día, 7 días a la semana» y «no nos vamos a perder nada de lo que hubiéramos alcanzado aquí», aseguró.